Wednesday, August 31, 2016

#PuraPaja La Prohibición del "Burkini en Francia"

Hace algún tiempo un tipo descubrió a su mujer siéndole infiel. Llegó a su casa, y ella estaba con su amante haciendo cositas en el sofá. El hombre tomó una decisión con el fin de acabar con el problema de raíz: vendió su sofá.
Ese chiste viejo, quizás un poco tonto, sirve un poco para explicar como a veces aplicamos falsas soluciones (medidas tontas) para solucionar nuestros problemas.
Es lo que está ocurriendo actualmente en Francia con el burkini, una vestimenta hecha para que la mujer musulmana pueda bañarse en una playa o una piscina sin necesidad de mostrar sus carnes. A nosotros, occidentales al fin, herederos de una cultura judeocristiana que también es mojigata pero en sus libros sagrados, nos parece ridículo. Pero lo ridículo en este caso es relativo, es algo que en realidad no nos incumbe. Verdaderamente ridículo es prohibir, mediante una ley, el uso excesivo de ropa.¡Ridiculísimo!


Yo no comparto los valores del islam. No me agrada, por ejemplo, el papel de la mujer dentro de esa religión. Pero las religiones pertenecen a nuestra vida privada. Somos libres de creer (o no creer) en Dios, Alá, Zeus, Krishna o "El Chicharrón Errante" siempre y cuando no hagamos daño a los demás con nuestras creencias. Cuando hablo de hacer daño me refiero, por ejemplo, a agredir físicamente a otras personas . A mi no me afecta si alguien tiene dogmas, en mi opinión absurdos, si no se mete con mi vida.
Entiendo la paranoia de los franceses con el terrorismo islámico. Han sido víctimas del mismo. Se que aunque existen musulmanes buenos (aunque tengan un credo que no comparto) y musulmanes malos, en esas épocas es difícil saber cuál es cuál. Pero la confusión no sólo se da por ver una burka. Un armenio o un judío pueden ser fácilmente confundido con un árabe por sus facciones.

A alguien se le ocurrió la brillante idea de prohibir el uso del burkini, en nombre de la libertad. Eso es como decirle a tu abuela que ahora debe vestirse en guayuco, porque es una reprimida y la quieres liberar de esa represión. Puedes decirle que es víctima de la cultura mojigata mantuana que le inculcaron tus bisabuelos, unos católicos gochos que incluso decidieron con quién se casaría, pero ¿sabes qué? ¡es su problema!¡y usar al Estado para obligarla a usar guayuco es peor!
Me dirán que exagero. Que nadie les está imponiendo a esas mujeres el usar bikini. Que simplemente con no ir a la playa tienen. Ellas no están imponiendo nada. Es como decir que los Hare Krishna me están imponiendo su religión por el hecho de ser ellos mismos. Me dirás que esas mujeres no escogieron su religión, que se las impusieron...¿tienes idea de cuanta gente es cristiana porque le impusieron esa fé?¿y que pasa con aquélla minoría, que existe, de gente, del sexo femenino, que decide unirse al islam,y escogió vivir con esas reglas?¿debemos obligar a los hindúes a comer carne porque están en occidente?¿y que pasa si una mujer tiene una enfermedad de la piel y usa algo que la tape al igual que el burkini?
Si existe violencia de género de parte de un musulmán hacia su mujer, el Estado debe hacer su papel, no porque sea hecha por un musulmán, sino porque es violencia de género. Que castiguen a una mujer por haber sido violada, como ocurre en países como Arabia Saudita, me parece horrible, y el Estado también debe intervenir ahi y sancionar al agresor. Pero esos problemas no van a solucionarse prohibiendole a una mujer usar burkini, ni prohibiendo usar burkas en escuelas públicas. Es como eliminar las sotanas para acabar con la pederastia en la iglesia, o eliminar el uso de atuendos blancos para que los santeros no maten más animalitos. Es como vender el sofá para que no te pongan los cuernos.
Post a Comment