Thursday, May 18, 2017

Foro: Comunicación y Libertad ¿Existe libertad de expresión?

Siempre me han interesado las ideologías. No obstante, fue hace 10 años cuando decidí, formalmente, incursionar en el activismo. Previamente, mi participación se limitaba a decidir si participaba o no en elecciones. Tenía cierto interés escéptico por el anarquismo clásico, el cual me agradaba, pero me parecía muy utópico. Luego me hice formalmente seguidor de la doctrina liberal. Al ver el rumbo que tomaba el gobierno venezolano, declarandose radicalmente socialista, sin términos medios, supe que el chavismo estaba contra mis principios.

Fue precisamente en esa época que "cerró" RCTV. ¿Por qué las comillas? Porque técnicamente no cerró. Porque ni la sede del canal fue expropiada, ni la empresa dejó de existir. Simplemente el gobierno decidió no renovarle la concesión para transmitir su señal. 

Por supuesto que fue una represalia contra un canal de televisión crítico contra el chavismo. Pero no fue nada ilegal. El gobierno actuó como quién es dueño de un inmueble y decide desalojar a sus inquilinos. Valga aclarar que este último ejemplo se aplica mejor en otros países donde se garantiza el derecho a la propiedad.

Que los gobiernos sean dueños de una señal de radio, televisión y hasta ondas de telefonía celular no es nada nuevo ni único en el mundo. No obstante, ello no significa que sea lo correcto. Algunos argumentan que debe ser así, que sólo el Estado tiene la capacidad de administrar algo tan caótico como el espectro radioeléctrico. Pero cuando se implementó la primera ley de comunicaciones en nuestro país,Venezuela, tan sólo existía una emisora. Esa primera ley sirvió para justificar la censura indirectamente.

¿Se imaginan si Internet estuviese tan regulado como las ondas hertzianas? Sería como Corea del Norte. En el mejor de los casos, hubiese unos cuántos sitios webs privados (muy pocos, seguramente) pero con control estadal indirecto, con poca variedad de contenido. Actualmente en Venezuela el Estado también es dueño del papel periódico, lo cual nos hace volver a la época de la monarquía absoluta, una época en la que la nobleza otorgaba privilegios o permisos sólo a particulares de su preferencia. Obras clásicas como Don Quijote se publicaron sólo porque así lo quisieron los reyes.

Todo esto lo escribo a propósito de un foro en el cual estoy participando como organizador, a realizarse el día 25 de Mayo en Caracas en el IUTAV. Pero a pesar del tema, debo aclarar que no es un conversatorio sobre política, sino por el derecho a ser ajeno a la política. Porque el Estado se mete tanto en nuestras vidas, que no podemos pensar en otra cosa. Vamos a las panaderías (sin pan), nos conectamos a nuestra cuenta twitter, cobramos un cheque, prendemos la tele o vemos una valla en la autopista y todo es política, y en el mal sentido de la palabra.

El foro, organizado por el movimiento al cual pertenezco, no es, sin embargo, un foro libertario. Entre los ponentes hay personas relacionadas con los medios que simplemente han visto como su oficio corre peligro por el simple hecho de querer divulgar otro punto de vista. Unos creen en la objetividad periodística. Otros no tienen ningún remordimiento en ofrecer un punto de vista parcializado pero ¿quién dice que una persona no tiene derecho a expresar su opinión, por más sesgada que nos parezca?¿Acaso debe un gobierno decirnos que opiniones tenemos que expresar? 

La libertad de expresión no incluye sólo opiniones ideológicas. Cosas como la música, el cine, la literatura o los sitcoms pueden ser vetados por un gobierno, aun cuando no expresen opiniones políticas Hitler censuró el arte moderno por "degenerado". Stalin censuró a Anna Ajmátova por no hacer poesía revolucionaria.  Pero este es mi punto de vista, la explicación de por qué decidí organizar este foro. Cada ponente, de seguro, tiene algo que decir al respecto. 

La cita es el 25 de Mayo, en Los Dos Caminos, Mun. Sucre del Distrito Capital. Si vives Caracas, escribe un correo a mlvcaracas@gmail.com y solicita tu inscripción.






Wednesday, December 14, 2016

Derecha Alternativa ¿Qué vaina es esa?

Ya no son los hipsters ni los millenials. Una nueva etiqueta mediática se está poniendo de moda: Derecha Alternativa (Alt rigth). La usan para englobar un tipo de posición política anti-establishment (hasta ahí todo bien) pero también profundamente tradicionalista. No sólo incluyen a neoconservadores "twitteros", sino también a neonazis, por ejemplo. Pese a ello, uno de sus impulsores es un gay británico de origen griego (¿?). De por si ya suena a etiqueta mediática imprecisa, pero llama la atención el orgullo con el que millones de personas la utilizan.
Si me preguntan, el término me disgusta, principalmente porque aborrezco la palabra "derecha". No me avergüenza decir que creo en el libre mercado, por ejemplo. Pero dentro de esa categoría "derecha" suelen incluir ideologías anti liberales como el nazismo o la monarquía absoluta, con los cuáles no simpatizo para nada. Es decir, la misma etiqueta "derecha", convencionalmente aceptada, en realidad también es vaga e imprecisa. Es una etiqueta peyorativa aceptada académicamente, pero que en realidad es tan "correcta" como la palabra "escuálido".

Milo Yiannapolous, Autonombrado ícono gay de la derecha alternativa. 
Agregarle el apellido "Alternativa" no mejora nada. El término "alternativo" me agrada, por ejemplo, cuando se habla de música. Si me hablan de "rock alternativo" o "hip hop alternativo" aunque se masifiquen, imagino una forma poco convencional de tocar ese tipo de música. Quizás el término le podría quedar mejor a los libertarios estadounidenses. Pero ¿qué tiene de alternativo apoyar movimientos ultra conservadores cuya diferencia con el pasado es que hacen "memes" irreverentes por internet? 
He tenido contactos en facebook podrían entrar dentro de esa categoría. Unos dicen ser ultra liberales, aunque moralmente son conservadores. Otros, en el caso de Venezuela, son nostálgicos del perejimenizmo. Si hablamos de economía, simpatizo con los primeros. Pero tienen algo en común: pueden acusarte de ser "comunista" por creer que el calentamiento global debe discutirse desde una postura científica, no política, por no creer en ninguna religión establecida, por pensar que un adicto a las drogas no es en realidad un criminal, sino un enfermo, al igual que los alcohólicos, y la prohibición no soluciona nada.
Ese tipo de personas, "derechistas alternativos" también tiene su etiqueta de moda, usada de manera peyorativa: Víctima del marxismo cultural. No importa si estás contra la teoría económica de Carlos Marx, que al final es lo que define al socialismo. Si crees en la teoría de la evolución o en la liberalización de cierta matica verde, eres, repitan conmigo "Víctima del marxismo cultural".
Posible ícono, aunque niegue serlo.

Como siempre. Es probable que muchos de mis contactos se estén enterando que esa cosa existe. Algunos me dirán que si no me gusta, no le haga publicidad. Pero bastante repercusión tiene, y creo necesario pronunciarme al respecto.

Friday, September 02, 2016

La Toma de Caracas ¿éxito o fracaso?


Al igual que mi "camarada" Nixon Piñango, no asistí a la "Toma de Caracas" con muchas expectativas. Realmente fui por proselitismo político, a aprovechar el flujo de gente y la presencia de medios de comunicación para dar a conocer un movimiento en el cuál milito. Luego de leer diversos estados de facebook y mensajes en twitter, he decidido dar mi opinión.

La marcha fue multitudinaria. No creo que hayan sido sólo unos cuántos miles de ciudadanos del este de Caracas. Vino gente del interior del país. Vi incluso motorizados, quienes quizás alguna vez fueron chavistas gritando "Maduro, Becerro". Recuerdo haberle comentado a mis compañeros "Chamo, que arrecho, ahora la MUD también tiene sus Colectivos". Después de Chacaíto no vi más a esos motorizados. Creo que les dio fastidio ir a Altamira a no hacer nada. Tampoco predominó la oposición farandulera y bailoterapeútica. Había de todo ahí.
Un evento como este sólo puede tener justificación mediática. Que los medios internacionales vean y documenten la cantidad de gente en contra del gobierno de Maduro. Desde ese punto de vista, los objetivos se cumplieron, pero no era lo esperado por la gente. De todas maneras, vamos a usar dos dedos de frente: Si este gobierno se aferra al poder a pesar de haber perdido unas elecciones de forma contundente en Diciembre (más por voto castigo que por simpatía) ¿acaso va a ceder porque la gente salga masivamente a desfilar?.
Se supone que en una Democracia la forma de demostrar que se tiene la mayoría es ganando elecciones. Grandes partidos de todo el mundo hacen mítines con millones de personas, y no necesariamente obtienen el poder cuándo se miden en las urnas. Creo que incluso que el gobierno sobre-estimó lo que iba a ocurrir el 1 de Septiembre, y exageró trancandole el paso a la gente del interior del país. De resto, nadie va a agarrar una foto satelital y contar cuántas cabecitas hay en las tomas aéreas para ver cuántos millones hay. Este gobierno, aunque pierda elecciones y tenga números en contra bien contados, simplemente quiere hacer lo que les da la gana. Si la idea es presionar para que éste gobierno no haga lo que le de la gana, se deben tomar acciones más concretas.
El problema de actos como el del 1ero de Septiembre, contrario a lo que piensan muchos, no es su naturaleza pacífica. El problema radica en su ineficacia como protesta pacífica. No pone en jaque al gobierno ni lo obliga a ceder ante nada. Para que una protesta pacífica tenga un efecto real, deben tomarse acciones influyente en la vida real. ¿Que problema específico afecta a la mayoría de los venezolanos y por consenso se entiende es culpa del gobierno?¿Cuál es el talón de Aquiles del gobierno si lo asociamos con ese problema? Cuando Ghandi hizo La Marcha de la Sal (por ejemplo) supo que millones de indios se sentían afectados por los impuestos cobrados por el gobierno británico al consumir este mineral. El siguiente paso fue lograr la movilización de millones de indios, de cualquier casta o religión, quienes fueron a la costa a extraer su propia sal, aun cuando ese gobierno tenía el monopolio de su explotación. No echaron plomo. Fueron a reclamar lo suyo. Porque la libertad no se pide, se ejerce. Creo que el problema de la MUD, más allá de su postura socialdemócrata cliché, es que no ha entendido eso.
En conclusión. Soy optimista cuando pienso en las millones de personas que se desplazaron o trataron de desplazarse a Caracas a pesar de la situación económica. Gente que pasó horas en una cola y hasta se caló robos (mejor vamos a llamarlos "impuestos informales") de los cuerpos de seguridad. Ellos quieren hacer algo, con urgencia. Prefiero pensar en ellos que en la gente que hace bailoterapia y todavía menea el culo al son de Diego Torres o Carlos Baute. Pero las cosas no van a cambiar mientras sigamos obedeciendo reglas injustas en vez de cuestionarlas. No debemos, por ejemplo, andar pidiendo permiso para hacer una manifestación en el Municipio Libertador, y si no se hace por un asunto de miedo, seguiremos siendo esclavos.

Wednesday, August 31, 2016

#PuraPaja La Prohibición del "Burkini en Francia"

Hace algún tiempo un tipo descubrió a su mujer siéndole infiel. Llegó a su casa, y ella estaba con su amante haciendo cositas en el sofá. El hombre tomó una decisión con el fin de acabar con el problema de raíz: vendió su sofá.
Ese chiste viejo, quizás un poco tonto, sirve un poco para explicar como a veces aplicamos falsas soluciones (medidas tontas) para solucionar nuestros problemas.
Es lo que está ocurriendo actualmente en Francia con el burkini, una vestimenta hecha para que la mujer musulmana pueda bañarse en una playa o una piscina sin necesidad de mostrar sus carnes. A nosotros, occidentales al fin, herederos de una cultura judeocristiana que también es mojigata pero en sus libros sagrados, nos parece ridículo. Pero lo ridículo en este caso es relativo, es algo que en realidad no nos incumbe. Verdaderamente ridículo es prohibir, mediante una ley, el uso excesivo de ropa.¡Ridiculísimo!


Yo no comparto los valores del islam. No me agrada, por ejemplo, el papel de la mujer dentro de esa religión. Pero las religiones pertenecen a nuestra vida privada. Somos libres de creer (o no creer) en Dios, Alá, Zeus, Krishna o "El Chicharrón Errante" siempre y cuando no hagamos daño a los demás con nuestras creencias. Cuando hablo de hacer daño me refiero, por ejemplo, a agredir físicamente a otras personas . A mi no me afecta si alguien tiene dogmas, en mi opinión absurdos, si no se mete con mi vida.
Entiendo la paranoia de los franceses con el terrorismo islámico. Han sido víctimas del mismo. Se que aunque existen musulmanes buenos (aunque tengan un credo que no comparto) y musulmanes malos, en esas épocas es difícil saber cuál es cuál. Pero la confusión no sólo se da por ver una burka. Un armenio o un judío pueden ser fácilmente confundido con un árabe por sus facciones.

A alguien se le ocurrió la brillante idea de prohibir el uso del burkini, en nombre de la libertad. Eso es como decirle a tu abuela que ahora debe vestirse en guayuco, porque es una reprimida y la quieres liberar de esa represión. Puedes decirle que es víctima de la cultura mojigata mantuana que le inculcaron tus bisabuelos, unos católicos gochos que incluso decidieron con quién se casaría, pero ¿sabes qué? ¡es su problema!¡y usar al Estado para obligarla a usar guayuco es peor!
Me dirán que exagero. Que nadie les está imponiendo a esas mujeres el usar bikini. Que simplemente con no ir a la playa tienen. Ellas no están imponiendo nada. Es como decir que los Hare Krishna me están imponiendo su religión por el hecho de ser ellos mismos. Me dirás que esas mujeres no escogieron su religión, que se las impusieron...¿tienes idea de cuanta gente es cristiana porque le impusieron esa fé?¿y que pasa con aquélla minoría, que existe, de gente, del sexo femenino, que decide unirse al islam,y escogió vivir con esas reglas?¿debemos obligar a los hindúes a comer carne porque están en occidente?¿y que pasa si una mujer tiene una enfermedad de la piel y usa algo que la tape al igual que el burkini?
Si existe violencia de género de parte de un musulmán hacia su mujer, el Estado debe hacer su papel, no porque sea hecha por un musulmán, sino porque es violencia de género. Que castiguen a una mujer por haber sido violada, como ocurre en países como Arabia Saudita, me parece horrible, y el Estado también debe intervenir ahi y sancionar al agresor. Pero esos problemas no van a solucionarse prohibiendole a una mujer usar burkini, ni prohibiendo usar burkas en escuelas públicas. Es como eliminar las sotanas para acabar con la pederastia en la iglesia, o eliminar el uso de atuendos blancos para que los santeros no maten más animalitos. Es como vender el sofá para que no te pongan los cuernos.

Tuesday, August 09, 2016

Pensamiento Libertario: lo que es y lo que no es.

Cuando las etiquetas sí son necesarias

Portada de El Libertario, periódico anarquista venezolano.
Voy a empezar este artículo con una frase lapidaria: las etiquetas sí son necesarias. Es bueno luchar contra el dogmatismo. Sacar conclusiones propias producto de la reflexión es algo deseable. Pero una cosa es llegar a esas conclusiones mediante el conocimiento y otra vanagloriándose de la ignorancia. Si algo tengo en común con un marxista como Bertol Brecht es mi rechazo al analfabetismo político. Es un analfabetismo peligroso. Permite votar a los ignorantes, y convierte en sujetos pasivos a quienes podrían hacer activismo político. Quién dice “no tengo ideología y no me importa” no es un libre pensador, es más bien una persona encadenada por su falta de conocimiento.

Esta introducción viene al caso por lo siguiente. Desde hace casi una década me he definido como liberal, usando el término más específico, y quizás redundante de “libertario”. ¿Significa que estoy limitado por mi forma de pensar? No. Sencillamente saqué mis propias conclusiones, y un día me di cuenta de que estaba descubriendo el agua tibia. Antes de eso me sentía como un anarquista clásico (de esos que siguen a Bakunin o Proudhon) pero no entendía por qué el rechazo al capitalismo. ¿Acaso vender chapas, discos independientes de música “punk” o cobrar por hacer tatuajes no es manejar capital? ¿Eran malos los punks que vivían de hacer giras y vender discos por los canales alternativos?¿Tenía que aplaudir a quienes hacían ese tipo de actividades comerciales y se jactaban de no ganar dinero con eso, es decir, auto explotándose? Pero ese no es el tema de este escrito.

No son anarquistas clásicos. Pero creen en las libertades individuales.

Desde hace unos cuántos años, el gobierno venezolano, al cual defino de forma objetiva como la expresión del socialismo autoritario y militarista, ha venido usando en eventos y discursos la palabra “libertario”. Que digan que la guerra de la independencia fue una gesta libertaria no me ofende, aunque quizás a los anarquistas clásicos, seguidores de un tipo de izquierda anti-estado, si. De hecho, he tenido discusiones teóricas con ese tipo de anarquistas clásicos, y mi conclusión es que el término tiene dos definiciones, lo cual hace necesario hablar de “liberalismo libertario” y “socialismo libertario”. Lo que si resulta ofensivo es el uso del término por la gente equivocada.

En español el término “libertario” es oficialmente sinónimo de anarquista clásico. Según el diccionario de la RAE (Real Academia Española) libertario es “aquel que defiende la libertad absoluta, y por lo tanto, la supresión de todo gobierno y toda ley”. Esa definición se puede ver en la misma página de la RAE. En cuanto al otro uso del término, que no aparece en la RAE, se trata más bien de un anglicismo. El término liberalismo, que es de origen español, y nace en tierras ibéricas a principios del siglo XIX, es definido por la RAE como una doctrina que postula la libertad individual en lo social y en lo económico, limitando al gobierno en esos aspectos. Pero en el mundo anglosajón ha pasado a ser sinónimo de un tipo de centro izquierda moderada, principalmente porque organizaciones como el Partido Demócrata estadounidense se han apropiado de la palabra. Por esa razón, allá en el norte, quienes creen en libertades individuales y limitación del gobierno en materia económica (incluso su eliminación) se autodenominan “libertarians” y no “liberals”. Hoy día esa definición de “libertarians” es aceptada en el mundo anglosajón, y el Libertarian party se perfila como la tercera fuerza política en Norteamérica.


Gato por liebre. Su libertad es la esclavitud.


El término “libertario” en español, como sinónimo de un liberalismo económico y moral radical aun no es oficial, aunque cada vez se usa más, y seguramente la RAE lo incorporará a su diccionario. Personalmente, aunque suene redundante, prefiero hablar de “liberalismo libertario”, ya que eso evita confusiones con socialistas moderados y anarquistas clásicos. Pero el término “libertario” a secas no puede ni debe ser utilizado por partidarios de un gobierno el cual, independientemente de si estoy de acuerdo o no con su doctrina o proceder, es el colmo de la intervención estatal. Así como en la novela 1984, de Orwell, el gobierno manipula a sus ciudadanos haciéndoles creer que “La libertad es la Esclavitud” o “La Guerra es la paz” este gobierno de la vida real hace lo mismo. Tal como dije al principio y lo repito: las etiquetas SI son necesarias.

Monday, August 01, 2016

Sepultando a Chopin: ruido electrónico desde Polonia

Esta reseña,fue publicada en Agosto de 2007 en la página web Corriente Alterna, portal en el cual no laboro en la actualidad. . Considero necesario rescatar este tipo de material, referente a la visita de este (anti)músico europeo a Caracas, pues, ya no se encuentra disponible en la red. Zbigniew Karkowsky vino desde Polonia por primera y última vez en aquélla ocasión, y no volverá, pues, falleció en el año 2013.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------

Un personaje atípico se presentó en Caracas, sin ningún tipo de cobertura mediática, el pasado 25 de Agosto: el anti-músico polaco Zbigniew Karkowsky. Sólo unos cuantos fueron testigos del ensordecedor concierto, escenificado en la Organización Nelson Garrido.


Conferencia previa al evento (Foto: Jesús Santana)
Muy al contrario de lo que muchos podrían pensar, Karkowsky es un músico formado n el conservatorio, un hecho al cual no le da él demasiada importancia. A diferencia de otros compositores experimentales con conocimiento académico, no le interesa justificar su producto. “Así como no puedo explicar el sentido de mi existencia, tampoco puedo explicar el sentido de mis obras”, dice el compositor polaco. Explicar el porqué de sus experimentos sonoro, considera, deja poco espacio a la libre interpretación del oyente, “sería una forma de manipular al público y hacerlo escuchar la música a mi manera”.

Die Ursache con su pedalera loca (Foto: Jesús Santana)
La presentación de Karkowsky fue corta, pero intensa. Contrariamente a las típicas presentaciones con laptop, no fue un performance caracterizado por la frialdad. No vimos a un maniquí estático sentado frente a su Mac como si chateara en un cyber café, sino un hombre desahogándose a través de una máquina. La manera en que Karkowsky se movía mientras “torturaba” a su computadora y la hacía gritar presionándola con el índice, además de sus gestos, nos hacían percibir el componente emocional, gustará o no el resultado . Eso es el noise: el intérprete liberado del ritmo y la armonía para poder expresar lo que las escalas y los acordes no le permiten. El noise es también nihilismo sonoro, es la destrucción de la música misma y la entrada a un callejón sin salida ¿se puede ser innovador cuando todas las reglas están rotas?¿debe morir la música tradicional por ser parte del pasado?. La respuesta la tiene el espectador. Para muchos el noise es la música del futuro… pero de un futuro aterrador.


Muchas cosas interesantes nos hizo saber Karkowsky con su visita: la escena del ruido japonés, por ejemplo, no es tan grande como creíamos, es tan paupérrima como la venezolana, y sus exponentes emigran a Europa para poder sobrevivir. Los subsidios estatales sirven de ayuda a los artistas jóvenes del viejo continente, pero muchos artistas consagrados, con capacidad para vivir de su trabajo, siguen aprovechándolos y obstaculizando a los más jóvenes con sus influencias (cualquier parecido con Latinoamérica es pura coincidencia). Por otro lado, la escena del noise en Perú es bastante sui generis, porque está compuesta por personas que crean sus propios sintetizadores con chatarra.

Karkowsky destruyendo miles de años de cultura musical.
(Foto: Jesús Santana)

Karkowsky también nos dejó sus opiniones, un tanto sarcásticas, sobre el mundo de la música: “Los compositores más interesantes de hoy no tienen formación académica”, “Sólo entré al conservatorio porque tenían sintetizadores costosos” o “hago en una noche lo que otros compositores tardan cinco años en hacer”. Así son los vanguardistas, se mofan de la tradición.

La representación venezolana

Bio Data (foto: Jesús Santana)


Dos proyectos individuales venezolanos sirvieron de antesala a Karkowsky. El Primero fue Die Ursache, conocido dentro de la movida caraqueña por sus presentaciones junto a bandas de punk o electro-rock convencional. Su sonido, cercano a la propuesta de su colega polaco, es más analógico que digital. Los pedales de guitarra y sus osciladores valieron más para sus descargas que el ordenador. Posteriormente vino la presentación de Bio-data, con piezas más cercanas a la música industrial, las cuales fueron un oasis de ritmo dentro de tanto caos sonoro. Aunque lejos del descontrol sónico de su predecesor, mostró un trabajo quizá menos radical, pero muy experimental, en donde el ruido no era, necesariamente, sinónimo de estridencia. Esperamos, por lo pronto, seguir teniendo acceso a ese tipo de manifestaciones radicales del arte sonoro.

Sunday, June 19, 2016

Hablemos de música. ¡Hablemos de joropunk!

La gente de Humano Derecho ha hecho una entrevista a mi banda, La Rotunda. En ella hablo de mis preferencias musicales, y abordo la política sin profundizar tanto como en esta bitácora.

Para quién no lo sepa, La Rotunda hace "joropunk", un género que fusiona principalmente música venezolana (joropo) con punk rock. De allí sale el nombre de este blog. Hemos visto, por cierto, un par de propuestas interesantes con esta etiqueta, como es el caso de esta agrupación colombiana que nos gusta mucho, pero este blog tiene más de 10 años (con sus pausas, por supuesto) y su nombre ya es una prueba de que alguien fue el primero en utilizar el término.

Comparto entonces el enlace de la entrevista.  También los invito a escuchar este compilado (que puede descargarse gratuitamente) en el cual figura mi agrupación.

Humano Derecho Radio