Tuesday, August 09, 2016

Pensamiento Libertario: lo que es y lo que no es.

Cuando las etiquetas sí son necesarias

Portada de El Libertario, periódico anarquista venezolano.
Voy a empezar este artículo con una frase lapidaria: las etiquetas sí son necesarias. Es bueno luchar contra el dogmatismo. Sacar conclusiones propias producto de la reflexión es algo deseable. Pero una cosa es llegar a esas conclusiones mediante el conocimiento y otra vanagloriándose de la ignorancia. Si algo tengo en común con un marxista como Bertol Brecht es mi rechazo al analfabetismo político. Es un analfabetismo peligroso. Permite votar a los ignorantes, y convierte en sujetos pasivos a quienes podrían hacer activismo político. Quién dice “no tengo ideología y no me importa” no es un libre pensador, es más bien una persona encadenada por su falta de conocimiento.

Esta introducción viene al caso por lo siguiente. Desde hace casi una década me he definido como liberal, usando el término más específico, y quizás redundante de “libertario”. ¿Significa que estoy limitado por mi forma de pensar? No. Sencillamente saqué mis propias conclusiones, y un día me di cuenta de que estaba descubriendo el agua tibia. Antes de eso me sentía como un anarquista clásico (de esos que siguen a Bakunin o Proudhon) pero no entendía por qué el rechazo al capitalismo. ¿Acaso vender chapas, discos independientes de música “punk” o cobrar por hacer tatuajes no es manejar capital? ¿Eran malos los punks que vivían de hacer giras y vender discos por los canales alternativos?¿Tenía que aplaudir a quienes hacían ese tipo de actividades comerciales y se jactaban de no ganar dinero con eso, es decir, auto explotándose? Pero ese no es el tema de este escrito.

No son anarquistas clásicos. Pero creen en las libertades individuales.

Desde hace unos cuántos años, el gobierno venezolano, al cual defino de forma objetiva como la expresión del socialismo autoritario y militarista, ha venido usando en eventos y discursos la palabra “libertario”. Que digan que la guerra de la independencia fue una gesta libertaria no me ofende, aunque quizás a los anarquistas clásicos, seguidores de un tipo de izquierda anti-estado, si. De hecho, he tenido discusiones teóricas con ese tipo de anarquistas clásicos, y mi conclusión es que el término tiene dos definiciones, lo cual hace necesario hablar de “liberalismo libertario” y “socialismo libertario”. Lo que si resulta ofensivo es el uso del término por la gente equivocada.

En español el término “libertario” es oficialmente sinónimo de anarquista clásico. Según el diccionario de la RAE (Real Academia Española) libertario es “aquel que defiende la libertad absoluta, y por lo tanto, la supresión de todo gobierno y toda ley”. Esa definición se puede ver en la misma página de la RAE. En cuanto al otro uso del término, que no aparece en la RAE, se trata más bien de un anglicismo. El término liberalismo, que es de origen español, y nace en tierras ibéricas a principios del siglo XIX, es definido por la RAE como una doctrina que postula la libertad individual en lo social y en lo económico, limitando al gobierno en esos aspectos. Pero en el mundo anglosajón ha pasado a ser sinónimo de un tipo de centro izquierda moderada, principalmente porque organizaciones como el Partido Demócrata estadounidense se han apropiado de la palabra. Por esa razón, allá en el norte, quienes creen en libertades individuales y limitación del gobierno en materia económica (incluso su eliminación) se autodenominan “libertarians” y no “liberals”. Hoy día esa definición de “libertarians” es aceptada en el mundo anglosajón, y el Libertarian party se perfila como la tercera fuerza política en Norteamérica.


Gato por liebre. Su libertad es la esclavitud.


El término “libertario” en español, como sinónimo de un liberalismo económico y moral radical aun no es oficial, aunque cada vez se usa más, y seguramente la RAE lo incorporará a su diccionario. Personalmente, aunque suene redundante, prefiero hablar de “liberalismo libertario”, ya que eso evita confusiones con socialistas moderados y anarquistas clásicos. Pero el término “libertario” a secas no puede ni debe ser utilizado por partidarios de un gobierno el cual, independientemente de si estoy de acuerdo o no con su doctrina o proceder, es el colmo de la intervención estatal. Así como en la novela 1984, de Orwell, el gobierno manipula a sus ciudadanos haciéndoles creer que “La libertad es la Esclavitud” o “La Guerra es la paz” este gobierno de la vida real hace lo mismo. Tal como dije al principio y lo repito: las etiquetas SI son necesarias.

Monday, August 01, 2016

Sepultando a Chopin: ruido electrónico desde Polonia

Esta reseña,fue publicada en Agosto de 2007 en la página web Corriente Alterna, portal en el cual no laboro en la actualidad. . Considero necesario rescatar este tipo de material, referente a la visita de este (anti)músico europeo a Caracas, pues, ya no se encuentra disponible en la red. Zbigniew Karkowsky vino desde Polonia por primera y última vez en aquélla ocasión, y no volverá, pues, falleció en el año 2013.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------

Un personaje atípico se presentó en Caracas, sin ningún tipo de cobertura mediática, el pasado 25 de Agosto: el anti-músico polaco Zbigniew Karkowsky. Sólo unos cuantos fueron testigos del ensordecedor concierto, escenificado en la Organización Nelson Garrido.


Conferencia previa al evento (Foto: Jesús Santana)
Muy al contrario de lo que muchos podrían pensar, Karkowsky es un músico formado n el conservatorio, un hecho al cual no le da él demasiada importancia. A diferencia de otros compositores experimentales con conocimiento académico, no le interesa justificar su producto. “Así como no puedo explicar el sentido de mi existencia, tampoco puedo explicar el sentido de mis obras”, dice el compositor polaco. Explicar el porqué de sus experimentos sonoro, considera, deja poco espacio a la libre interpretación del oyente, “sería una forma de manipular al público y hacerlo escuchar la música a mi manera”.

Die Ursache con su pedalera loca (Foto: Jesús Santana)
La presentación de Karkowsky fue corta, pero intensa. Contrariamente a las típicas presentaciones con laptop, no fue un performance caracterizado por la frialdad. No vimos a un maniquí estático sentado frente a su Mac como si chateara en un cyber café, sino un hombre desahogándose a través de una máquina. La manera en que Karkowsky se movía mientras “torturaba” a su computadora y la hacía gritar presionándola con el índice, además de sus gestos, nos hacían percibir el componente emocional, gustará o no el resultado . Eso es el noise: el intérprete liberado del ritmo y la armonía para poder expresar lo que las escalas y los acordes no le permiten. El noise es también nihilismo sonoro, es la destrucción de la música misma y la entrada a un callejón sin salida ¿se puede ser innovador cuando todas las reglas están rotas?¿debe morir la música tradicional por ser parte del pasado?. La respuesta la tiene el espectador. Para muchos el noise es la música del futuro… pero de un futuro aterrador.


Muchas cosas interesantes nos hizo saber Karkowsky con su visita: la escena del ruido japonés, por ejemplo, no es tan grande como creíamos, es tan paupérrima como la venezolana, y sus exponentes emigran a Europa para poder sobrevivir. Los subsidios estatales sirven de ayuda a los artistas jóvenes del viejo continente, pero muchos artistas consagrados, con capacidad para vivir de su trabajo, siguen aprovechándolos y obstaculizando a los más jóvenes con sus influencias (cualquier parecido con Latinoamérica es pura coincidencia). Por otro lado, la escena del noise en Perú es bastante sui generis, porque está compuesta por personas que crean sus propios sintetizadores con chatarra.

Karkowsky destruyendo miles de años de cultura musical.
(Foto: Jesús Santana)

Karkowsky también nos dejó sus opiniones, un tanto sarcásticas, sobre el mundo de la música: “Los compositores más interesantes de hoy no tienen formación académica”, “Sólo entré al conservatorio porque tenían sintetizadores costosos” o “hago en una noche lo que otros compositores tardan cinco años en hacer”. Así son los vanguardistas, se mofan de la tradición.

La representación venezolana

Bio Data (foto: Jesús Santana)


Dos proyectos individuales venezolanos sirvieron de antesala a Karkowsky. El Primero fue Die Ursache, conocido dentro de la movida caraqueña por sus presentaciones junto a bandas de punk o electro-rock convencional. Su sonido, cercano a la propuesta de su colega polaco, es más analógico que digital. Los pedales de guitarra y sus osciladores valieron más para sus descargas que el ordenador. Posteriormente vino la presentación de Bio-data, con piezas más cercanas a la música industrial, las cuales fueron un oasis de ritmo dentro de tanto caos sonoro. Aunque lejos del descontrol sónico de su predecesor, mostró un trabajo quizá menos radical, pero muy experimental, en donde el ruido no era, necesariamente, sinónimo de estridencia. Esperamos, por lo pronto, seguir teniendo acceso a ese tipo de manifestaciones radicales del arte sonoro.

Sunday, June 19, 2016

Hablemos de música. ¡Hablemos de joropunk!

La gente de Humano Derecho ha hecho una entrevista a mi banda, La Rotunda. En ella hablo de mis preferencias musicales, y abordo la política sin profundizar tanto como en esta bitácora.

Para quién no lo sepa, La Rotunda hace "joropunk", un género que fusiona principalmente música venezolana (joropo) con punk rock. De allí sale el nombre de este blog. Hemos visto, por cierto, un par de propuestas interesantes con esta etiqueta, como es el caso de esta agrupación colombiana que nos gusta mucho, pero este blog tiene más de 10 años (con sus pausas, por supuesto) y su nombre ya es una prueba de que alguien fue el primero en utilizar el término.

Comparto entonces el enlace de la entrevista.  También los invito a escuchar este compilado (que puede descargarse gratuitamente) en el cual figura mi agrupación.

Humano Derecho Radio


Saturday, June 11, 2016

El socialismo impopular: Gobierno allana sede de "Marea Socialista"

A la gente de Marea Socialista la allanaron el 10 de junio, por órdenes de la Jueza Denisse Bocanegra, argumentando la búsqueda de supuestas evidencias de interés criminalístico que no consiguieron. Esta organización, que nació con la intención de apoyar El proceso revolucionario, ha hecho denuncias, desde su postura política de izquierda, relacionadas con desfalco y fuga de capitales. Aparte del allanamiento, esta organización no ha recibido respuesta del CNE ante la solicitud de registro de su tarjeta electoral, la cual presentaron hace meses. Ese tipo de solicitudes por lo general se agilizan cuando se trata de grupos afectos al gobierno bolivariano...
Lo que acabo de compartir lo tomé de un contacto que pertenece a esa organización. Me reservo su nombre para evitar represalias en su contra. Lo que viene continuación es la opinión mía:
No comulgo con el socialismo. Pero se muy bien que existen idealistas y oportunistas. Dentro de los oportunistas están los llamados boliburgueses y enchufados. El PSUV, que es el partido que gobierna, tiene más de oportunista que de idealista,aunque tiene una amplísima cantidad de gente registrada no porque crean en ese sistema, sino por simple coerción.
Esta corrupción, en mi opinión, es consecuencia del mismo socialismo, un sistema en el cual el Estado (aparato gubernamental ajeno al pueblo) ejerce el monopolio de toda clase de poder, incluyendo el poder económico. Todos sabemos que el poder corrompe.
Pero hay gente idealista que es incorruptible, aun siendo socialista, seguramente con un concepto menos autoritario de su ideología, No es precisamente la gente que está en lo más alto de la pirámide. No son las altas esferas gubernamentales.
¿A que está jugando este gobierno? el discurso de la lucha de clases ya es obsoleto. Quienes pertenecen a las clases populares se sienten más pobres aún, y la clase media ahora es pobre. Eso es una pérdida de capital político.
Adicionalmente, llegan al punto de acusar de "imperialistas" o "agentes de la CIA" a personas que se consideran a sí mismas como marxistas, de extrema izquierda, pero que saben que esto está mal.
El gobierno venezolano se esfuerza mucho por ser impopular, y lo logra. Lo logra incluso con gente que le prestó su apoyo. Pero no se puede ser impopular en un sistema donde se decide por sufragio. Sólo las dictaduras pueden gobernar siendo impopulares.
..........................................................................................................................................
P.D: Al culminar esta nota, me acabo de dar cuenta de que el suceso ya descrito aparece en el portal Aporrea.Org en forma de artículo. El artículo pertenece a Andrea Pachecho, quién lo publicó originalmente en su muro de facebook. Aquí lo pueden leer completo. Hay que agregar que anoche la misma página, Aporrea, recibió ayer ataques cibernéticos que la sacaron del aire.

Friday, May 27, 2016

Hace 39 años profanaron un himno. El mundo no volvió a ser el mismo.


Ocurrió hace casi 40 años. Un single irreverente, con una voz malcriada y potentes riff rock´n´rolleros salió a la venta. Inglaterra vivía la crisis del Estado de bienestar. Pese a la miseria, la nobleza británica seguía mostrando su pompa. Y las estrellas de rock se parecían a la nobleza.
God Save the Queen hacía mofa de la monarquía británica. Tomaba el nombre de un símbolo patrio, para destruirlo. El resultado ante tal sacrilegio fue la censura. Pero el sencillo siguió apareciendo en las listas. Los rankings mostraban un espacio en blanco, pero todos sabían de cual canción se trataba. Llegó al número 2, y le pisó los talones a Hotel California de The Eagles.
Los Pistols no habían inventado nada. Su música estaba inspirada en los norteamericanos New York Dolls, la banda de travestis que había sido también manejada por el promotor Malcolm McLaren. No eran en realidad malos músicos. Tenían el nivel de una banda de rock promedio. Los cuatro acordes del punk eran los mismos cuatro acordes del rock´n´roll primigenio. La vuelta a las raíces.
La voz de Johnny Rotten, criticada por su estridencia e indisciplina, es quizás la característica más original de la banda. No era producto de una incapacidad vocal, sino de la ira. Una ira mostrada con sarcasmo. Este tipo de vocalización es hasta el sol de hoy imitado por miles de agrupaciones del género. Sin esa estridencia vocal, posiblemente no hubiésemos llegado a oír hardcore-punk, thrash metal o grunge. Tampoco yo me hubiese atrevido a profanar el joropo como lo hago con La Rotunda.
Si bien la agrupación se ganó también una fama de agitadores políticos, es bueno recalcar que Nevermind The Bollocks, su único álbum oficial, no es una colección de panfletos contestatarios. Sólo God Save the Queen y Anarchy in the U.k. entran en esa categoría. Nunca hicieron canciones que pudieran catalogarse de "socialistas" o "anti-capitalistas". Su rebelión fue más musical y estética. El solo hecho de tocar ese tipo de música, sin importar la letra, era ya ofensivo.
No tengo nada contra los rockeros progresivos. A diferencia de Johnny Rotten no odio Pink Floyd, de hecho es uno de mis grupos favoritos. Pero de vez en cuando en la música, en el rock, en el arte en general hace falta una rebelión radical. ¿Y qué decir del contenido ideológico de God Save the Queen?¿Está vigente?. Pienso que hay algo peor que la monarquía, y son esos sistemas totalitarios camuflados de democracia, los cuáles se jactan de ser republicanos, pero practican el culto a la personalidad, incluso cuando se trata de difuntos. Sistemas que son administrados por una élite que habla de igualdad mientras vive mejor que el resto de la gente, es decir, como reyes, pero reyes absolutos. Esa gente nos tiene viviendo peor que en la Inglaterra del ´77.

Tuesday, May 17, 2016

Amigo venezolano: léase esto cuando haga una cola.

Hay leyes que son injustas. No todo lo que es legal es bueno, y no todo lo que es ilegal es malo. SIn embargo, el ser humano busca sobrevivir y tener cierto confort, y evita el castigo, por lo cual termina respetando leyes injustas, por más absurdas que estas sean. Eso es peligroso, porque si bien, muchos tratan de ser precavidos para evitar represalias contra sus seres queridos, por ejemplo, otros terminan, por ejemplo, cuando la represión avanza, delatando a sus seres queridos. Así avanzan los proyectos totalitarios, con el miedo de la gente a perder su libertad y su vida. Pero ya es tarde, porque no son libres en realidad.

Ahora, yendo al grano, quiero hacerles una pregunta ¿A Uds. les parece justo estar haciendo cola dos días a la semana por número de cédula?¿Les parece correcto no poder comprar una bolsa de Harina Pan, aunque tengan hambre, que no es lo mismo que tener un antojito, porque sus cédulas no terminan en el número correcto?¿Consideran justo que los miren con cara de culo cuando insisten en que tienen hambre, en que desde hace un mes no compran el citado producto y el cajero o la cajera dice con indiferencia "siguiente"?. A muchos no les parece correcto, de hecho saben que es humillante, pero están ahí, haciendo la cola que el gobierno quiere que hagan. Salimos a una marcha a exigir derechos, y luego hacemos la colita que nos imponen.

Ahora pienso en los negros que lucharon por los derechos civiles en los años ´60. Tenían que darle el asiento a los blancos en los autobuses. No podían compartir asientos con los blancos en los coffee shop aunque por lo general ni siquiera tenían permitida la entrada.No podían bañarse en las mismas piscinas. Aquí, sin importar tu clase social (es decir, tu nivel de pobreza) te están tratando como a un negro.

¿Y ellos que hicieron? pues, hicieron una protesta práctica. Si no me dejan utilizar la misma piscina que los blancos, voy a usarla ajuro. Hubo víctimas, hubo mártires, pero llegó el momento en que ya nadie los controlaba...y hay que reconocer que quienes no fueron pacíficos también tenían razón.

Se que es fácil decir estas vainas. Se que si uno arma peo en una cola la GNB puede como mínimo echar gas lagrimógeno. Pero mientras estemos aceptando pasivamente esas cosas que nos impone el gobierno, que la principio son pequeñas y con el tiempo van agrandándose hasta convertirnos en un rebaño, iremos perdiendo nuestra libertad a cambio de una bolsa de harina Pan que quizás no podamos comprar porque no tenemos el número de cédula correcto o porque se acabó cuando llegamos al final de la cola. No estoy llamando a la violencia, llamo al boicot activo.

Tuesday, April 19, 2016

Yo tampoco quiero mando (Mi reflexión sobre el 19 de Abril de 1810)



Más de 200 años han pasado desde aquel 19 de Abril de 1810, el cual, contra la creencia popular, no fue el día de nuestra independencia, sino el día en el cual dimos el primer paso hacia la misma. Anteriormente hubo conspiraciones, levantamientos, intentos de invasiones libertadoras, pero no hubo un papel activo del "pueblo venezolano" en esos acontecimientos. Si acaso, el papel de “el pueblo” fue el de observar pasivamente, como los esbirros de la Monarquía apresaban o ejecutaban a los primeros conspiradores.

Abunda aun hoy una visión simplista de la historia. El gobierno venezolano habla del 19 de Abril como un día anti-imperialista. La oposición compara al presidente Maduro con Vicente Emparan, quién ejercía en aquel momento el cargo de Capitán General, y solicitan su renuncia. Otros, “más lúcidos” nos recuerdan que aquel 19 de Abril fue impulsado por una junta de blancos criollos, monárquicos, quienes querían impulsar los derechos de Fernando VII, el despota que perdió su trono ante la invasión napolénica en España.

Esto último es cierto. Ante la ausencia del soberano Rey de España, y sus dominios en América, el pueblo decidió asumir la soberanía en esos territorios. Se organizaron en juntas municipales. Deliberaron. Redactaron constituciones. Pero si bien, estas juntas estaban conformadas por blancos criollos, no es cierto que todos estuviesen interesados en devolverle sus derechos al “manganzón” de Fernando VII. Estuvieron también los liberales, de ambos lados del Atlántico, que aprovecharon la situación para impulsar la creación de Repúblicas.

En el caso de Venezuela, esos blancos criollos republicanos eran una minoría muy pequeña comparada con los negros, pardos o mestizos monárquicos. Quienes creían en el modelo republicano pertenecían a una élite social acomodada, pero sin el mismo poder de los blancos españoles. No por ello tenían menos razón. Si se hubiesen hecho elecciones en aquélla época, algo improbable en una Monarquía Absoluta, el resultado hubiese sido un triunfo abrumador de esa Monarquía Absoluta.

Posteriormente vino el 5 de Julio de 1811, día en el cual se declaró la independencia y se fundó formalmente una República. Luego vino más de una década de guerras contra un gobierno que no reconocía a Venezuela como un país libre, sino como una provincia arrebatada por rebeldes... ¿y que nos queda de todo esto?.
La emancipación de la América hispana coincide no sólo con las invasiones de Napoleón. También coincide con el impulso que recibió la ideología liberal en España durante ese momento, hasta el punto de discutirse y aprobarse una Constitución en Cádiz, en 1812, en la cual se limitaba el poder del Estado y se eliminaban privilegios feudales y aristocráticos. Una constitución que fue abolida en 1814 cuando el gracioso Fernando VII retornó al poder, viniendo a recuperar el poder que el pueblo le había cuidado. Ello incluyó la posterior persecusión de seguidores del liberalismo.

Los partidarios del Rey eran amigos de la concentración de poder. Rendían culto a su personalidad. Al menos fueron sinceros y se autodenominaron “serviles”. ¿Asumiría alguien hoy en día, en su sano juicio, esa clase de postura?. Se supone que no. Se supone que nisiquiera en países donde aun existe la Monarquía la gente aceptaría el absolutismo, al menos en países como Inglaterra u Holanda. Pero existen formas de gobierno que resucitan la Monarquía Absoluta sin que la gente se de cuenta. Sólo basta con cambiar el discurso, aparentar ser radicalmente distinto, y terminar haciendo lo mismo.


Le dan un poder ilimitado al Estado, haciendo creer lo contrario. La división de poderes, propia de una República, es una falacia. El derecho a la propiedad es privilegio de la clase política, aunque también de unos cuantos amigos del gobierno. Fomentan la confusión entre pueblo y Estado, mientras este último expolia al primero. Es un tipo de Monarquía Absoluta que ya no usa el discurso elitesco sino el masivo. Por algo la denominan Socialismo del Siglo XXI. Pero ciertamente, no es primera vez que se hace semejante engaño. Personalmente puedo sacar una conclusión lapidaria:  Yo tampoco quiero mando.