Tuesday, May 05, 2009

Carta Abierta a la Comunidad R.A.S.H (Red and Anarchist Skinheads) de Venezuela


A toda la comunidad R.A.S.H. venezolana

Estimados amigos

Antes que nada, me gustaría invitarlos a leer completamente esta correspondencia y dejar atrás cualquier prejuicio ideológico, pues, soy contrario a los preceptos del socialismo y el colectivismo. Acepto opiniones contrarias a las mías siempre y cuando sean expresadas con respeto y sin ignorancia. Busco el acercamiento, el entendimiento hacia personas que son diferentes a mí, y expreso mi apoyo en un tema muy puntual: la distorsión de la información.

Pude ver, hace poco, en el foro del portal Noticiero Digital, a alguien hablando de manera despectiva y difamatoria acerca del movimiento skinhead. Pese a considerarme seguidor de la doctrina liberal, no comparto aquéllas críticas irresponsables que mezclan los prejuicios con la descalificación, ni siquiera cuando son hechas a mis contrarios políticos. Yo también he sido víctima de ese tipo de descalificación, y considero bastante irresponsable hablar con tanta propiedad acerca de lo que no conocemos.

Mensajes como los aparecidos en ese foro (el de Noticiero Digital) suelen dejar muy mal parados a la oposición venezolana. No es mentira que muchos opositores al gobierno de Chávez desconocen de qué se trata el socialismo. Tampoco es menos cierto que la mayoría ignora el significado de movimientos como el punk o la escena skinhead. Aparte, no son pocos quienes confunden el socialismo libertario con el marxismo (o el chavismo), y no falta quien crea que skinhead es sinónimo de neo-nazi.

Todo ello responde a una manipulación mediática que tiende a mostrar una versión simplificada e incluso, falseada de la realidad. En eso, tanto Ustedes como yo, estamos de acuerdo. Pero en algo difiero: esa manipulación mediática no es exclusiva de la “derecha”, o de los “pitiyanquis”. De hecho, términos como “pitiyanqui” son producto de una manipulación mediática similar. Son etiquetas ofensivas que poco o nada dicen acerca de la forma de pensar de alguien.

La visión del mundo aparecida en medios de comunicación como Le Monde, Telesur así como otros medios de corte socialista (no importa si son grandes medios o pequeñas emisoras comunitarias) también se caracteriza por mostrar una versión simple de la realidad. Critican “a el enemigo” mediante generalizaciones y simplificaciones. Meten en el mismo saco a Carlos Andrés Pérez, George Bush y gente como yo. Catalogan como “fascistas” a cualquier persona opuesta al izquierdismo, e incluso, a los socialdemócratas.

Como liberal considero que la doctrina que sigo, el liberalismo, ha sido también víctima de una campaña de desinformación irresponsable. Es sencillo criticar lo que no conocemos. Es fácil emitir juicios desde los prejuicios.

Quienes creemos de verdad en el libre mercado (liberalismo económico) no queremos fortalecer los monopolios sino acabarlos. El libre mercado es una una manera de acabar con los privilegios de reducidos grupos de poder económico, cuya riqueza no es producto de la libertad de comercio, sino de todo lo contrario: la intervención del Estado. Un capitalismo de Estado basado en impuestos y concesiones excluye a las mayorías y genera menos oportunidades, por eso votamos por eliminar esas restricciones. Países como Venezuela nunca han sido un ejemplo de “libre mercado”, pues, el Estado siempre ha controlado la economía casi en su totalidad. También pensamos que el poder político debe ser limitado, pues, el poder absoluto corrompe. Algunos, de hecho, también simpatizamos con el anarquismo por su tendencia antiautoritaria.

No soy fascista, puesto que rechazo cualquier tipo de totalitarismo o concentración de poder en un Estado, partido o persona, así como tampoco soy xenófobo ni militarista. Adicionalmente, tampoco soy “imperialista”, pues, creo que cualquier tipo de intercambio pacífico, tanto en individuos como países, debe realizarse de manera pacífica y beneficiar a ambas partes.

En fin, tienen todo el derecho a pensar que mi creencia carece de toda lógica. Pueden considerarme una persona ingenua. No puedo negar que veo su doctrina con los mismos ojos. Pero los invito a instruirse más, para de esa manera no sólo aumentar su conocimiento, sino contribuir a divulgar información de manera responsable, para no caer en ese amarillismo que Ustedes tanto critican, y del cual han sido víctimas.


Atte.

Ernesto Soltero
Individuo librepensador, Enemigo del Poder absoluto, Liberal libertario confeso

P.D.: Temo reclamos al etiquetar como “chavistas” a todos los skinheads rojos de Venezuela. Probablemente no todos lo sean. Pero considero que todo partidario del socialismo radical, opositor o no, tiene en su cabeza los mismos prejuicios contra la doctrina liberal.
Post a Comment