Wednesday, December 14, 2016

Derecha Alternativa ¿Qué vaina es esa?

Ya no son los hipsters ni los millenials. Una nueva etiqueta mediática se está poniendo de moda: Derecha Alternativa (Alt rigth). La usan para englobar un tipo de posición política anti-establishment (hasta ahí todo bien) pero también profundamente tradicionalista. No sólo incluyen a neoconservadores "twitteros", sino también a neonazis, por ejemplo. Pese a ello, uno de sus impulsores es un gay británico de origen griego (¿?). De por si ya suena a etiqueta mediática imprecisa, pero llama la atención el orgullo con el que millones de personas la utilizan.
Si me preguntan, el término me disgusta, principalmente porque aborrezco la palabra "derecha". No me avergüenza decir que creo en el libre mercado, por ejemplo. Pero dentro de esa categoría "derecha" suelen incluir ideologías anti liberales como el nazismo o la monarquía absoluta, con los cuáles no simpatizo para nada. Es decir, la misma etiqueta "derecha", convencionalmente aceptada, en realidad también es vaga e imprecisa. Es una etiqueta peyorativa aceptada académicamente, pero que en realidad es tan "correcta" como la palabra "escuálido".

Milo Yiannapolous, Autonombrado ícono gay de la derecha alternativa. 
Agregarle el apellido "Alternativa" no mejora nada. El término "alternativo" me agrada, por ejemplo, cuando se habla de música. Si me hablan de "rock alternativo" o "hip hop alternativo" aunque se masifiquen, imagino una forma poco convencional de tocar ese tipo de música. Quizás el término le podría quedar mejor a los libertarios estadounidenses. Pero ¿qué tiene de alternativo apoyar movimientos ultra conservadores cuya diferencia con el pasado es que hacen "memes" irreverentes por internet? 
He tenido contactos en facebook podrían entrar dentro de esa categoría. Unos dicen ser ultra liberales, aunque moralmente son conservadores. Otros, en el caso de Venezuela, son nostálgicos del perejimenizmo. Si hablamos de economía, simpatizo con los primeros. Pero tienen algo en común: pueden acusarte de ser "comunista" por creer que el calentamiento global debe discutirse desde una postura científica, no política, por no creer en ninguna religión establecida, por pensar que un adicto a las drogas no es en realidad un criminal, sino un enfermo, al igual que los alcohólicos, y la prohibición no soluciona nada.
Ese tipo de personas, "derechistas alternativos" también tiene su etiqueta de moda, usada de manera peyorativa: Víctima del marxismo cultural. No importa si estás contra la teoría económica de Carlos Marx, que al final es lo que define al socialismo. Si crees en la teoría de la evolución o en la liberalización de cierta matica verde, eres, repitan conmigo "Víctima del marxismo cultural".
Posible ícono, aunque niegue serlo.

Como siempre. Es probable que muchos de mis contactos se estén enterando que esa cosa existe. Algunos me dirán que si no me gusta, no le haga publicidad. Pero bastante repercusión tiene, y creo necesario pronunciarme al respecto.
Post a Comment