Sunday, October 14, 2007

Toberias y La Rotunda en La Cigarra - 12 de Octubre


El concierto estaba pautado para las 10, pero no sería casi hasta la media noche cuando tocaría el primer grupo, La Rotunda, el cual tuvo una puesta en escena brutal e impresionó a la gente con su joropunk anárquico y guapachoso (tengo que hacerle propaganda a mi banda, jojojojojo). Sin ánimos de querer ser ególatra, reconociendo incluso algunos errorcitos de los que uno comete en vivo (parte de la emoción de un concierto, la espontaneidad) fue Increíble el feedback con la gente, lo cual demuestra que muchos quieren escuchar algo diferente a lo que viene de afuera. Quizá no sea yo precisamente el indicado para reseñar a mi propia banda, pero si nos hubiera ido mal nos habríamos dado cuenta. No obstante, resulta mejor hablar acerca de Toberías, una agrupación la cual merece ser escuchada y reseñada.. Un grupo que puede conseguir lo que gente como Aldemaro Romero o Vytas Brenner lograron hasta cierto punto: masificar una concepción moderna de la música venezolana.

Cuando vemos a Toberías en vivo no estamos viendo la instrumentación típica de la música llanera. Los acordes de guitarra eléctrica sustituyen a los del cuatro, aunque este último entra ocasionalmente. El teclado sintetizador reemplaza al arpa, y los tambores de la batería le dan más fuerza a la música que las discretas maracas, las cuales son utilizadas por Germain, un vocalista con un estilo típico del joropo. El resultado es un joropo-rock el cual incita simultáneamente al brinco y al zapateo. La mayoría del repertorio se basa en canciones propias como “El mocho”, pero las versiones de grupos como The Doors y hasta El General, a ritmo de 6/8, alborotan a la audiencia.

Un joropo interpretado por Toberías sigue sonando, pese a las distorsiones y efectos, auténticamente rural. No hay ningún oportunismo, se nota el amor hacia la música tradicional venezolana, a diferencia de quienes, por conveniencia, se han unido al tren del mal llamado neofolklore. La música de Toberías es compleja por la estructura rítmica, pero no se desvía hacia largos pasajes instrumentales, es a la gente común a quienes se dirigen, no hacia las academias.

Como dato anecdótico, fue inolvidable el mano a mano entre el rapero-reggetonero y los contrapunteos de Germain. Si no saben como suena Toberías, pillen este videito. Un grupo totalmente recomendable y que merece ser recordado en el futuro.
Post a Comment